Bitcoin, bitcoin, y más bitcoin...
debemos de rehacer la pagina
Esta nota la han leído: 239 Personas

publicado: 2017-09-18 a las 11:00:47

Chihuahua, Chih., Jueves 06 de Agosto del 2020

Bitcoin, bitcoin, y más bitcoin...

 

Uno de los grandes en Wall Street le llamó "burbuja" al bitcoin, y cuando un hombre de ese poder habla mucha gente lo escucha, aunque lo haga con ironía histórica: por supuesto que el dueño de un banco de inversiones vería lo que puede ser un gran desastre luego de que su industria fue la principal culpable de el último gran desastre de calibre y alcance mundial. El señor se llama Jamie Dimon, y es el jefe ejecutivo de JP Morgan. Dijo la semana pasada (segunda de septiembre de 2017) que el ascenso de la moneda virtual Bitcoin - el cual ha crecido de $2 dólares en 2011 hasta más de $4,000 este año de 2017 - le recordaba la fiebre de los tulipanes en la Holanda del siglo 17. "Es peor que los tulipanes" dijo. "Podría ser que llegue hasta los $20,000 antes de que eso pase, pero eventualmente reventará. Me sorprende que nadie vea esto por lo que es". -dijo.


Los comentarios de Dimon son una abierta invitación para denigrar a aquellos que, con razón, señalan que aunque JP Morgan se encuentre hasta arriba de la pila en Wall Street, esa pila está muy pero muy lejos de tener calidad moral. Bajo el liderazgo de Dimon, se ha acordado un arreglo de 13 billones de dólares con los reguladores de Estados Unidos por haber vendido un montón de hipotecas de muy mala calidad - los instrumentos detrás de la caída del crédito - así como otra multa de 264 millones el año pasado por haber contratado a los hijos de oficiales del gobierno Chino para de esta manera ganar negocios muy lucrativos, es decir el vil y pinche tráfico de influencias que en México es moneda de curso diario.

Pero esto no quiere decir que el tipo esté equivocado. Incluso la descripción más básica del Bitcoin - una prueba intelectual a la par con la descripción de las obligaciones colateralizadas de deuda - da una idea de cosas muy turbias que se hacen en lo oscurito. Un Bitcoin es una solución criptográfica a una ecuación compleja. No es tan fácil reconocer esto para usted o para mi como una unidad de valor, como, digamos, un billete de dólar o algo tangible. No hay autoridad central que valide la creación de los Bitcoins - en vez de esto, hay un registro público electrónico llamado blockchain. Si usted considera al Banco de Inglaterra como una poderosa aseguranza para la libra esterlina, no hay una institución similar detrás del Bitcoin.

Esta falta de autoridad central es una de las razones por las cuales Dimon se lanzó duro y a la cabeza en su contra la semana pasada.

"Sí es usted un traficante de drogas, o un asesino, o algo por el estilo, está mejor haciendo esas actividades en Bitcoins y no en dólares", dijo. "Entonces pudiera haber un mercado para eso, pero sería un mercado limitado".

Quitándo la hipérbole - Los asesinos no necesariamente requieren de una cartera digital para lograr sus ambiciones - Dimon hace referencia a un bien descrito caminito entre bitcoins y narcóticos. La moneda también es vulnerable a los hackers. Sin banco central, las víctimas de un robo pudieran perderlo todo, como pasó con el colapso de MtGox con el Bitcoin en 2014. Sacar una hipoteca en bitcoins no es aconsejable, y afortunadamente para quienes sean suficientemente estúpidos para intentar algo así, no va a encontrar un banco dispuesto a suscribir semejante pendejada.

Pero algunos de los fallos perceptibles detrás del Bitcoin que alarman a Dimon - que no tenga autoridad central, que tenga un registro público de transacciones - señalan directamente a los fundamentos de un nuevo establecimiento financiero. En su léxico de finanzas de su libro How to Speak Money, el autor John Lanchester describió como los altos jerarcas del antigüo Egipto controlaron la agricultura y por esa vía la economía a través de un sistema de medidas de flujo muy resguardado conocido como el nilometro el cual estaba oculto detrás de mucha palabrería. Dimon, un faraón moderno, enfrenta a un sistema de valor rival en el Bitcoin. No tiene templo, no tiene autoridad central y usa medios sobre los que Dimon tiene CERO CONTROL. En otras palabras, es un establecimiento financiero alternativo, cuya popularidad esta muy ligada a la confianza en el sistema global que fue lanzada por la caída del crédito.

Si el Bitcoin falla, o es desacreditado, otro sistema llegará que tome su lugar, sin permiso de Dimon ni tipos así alrededor de su trono de faraones.

A los compradores de primera ocasión alerta: este alzamiento tan alto podría ser solo el comienzo.


 

 

aquí no censuramos a nadie y lo que publicas de inmediato sale sin filtro

Comentarios:

QuiénComentario
Soy:
Comentario: