<q>1898. Los últimos de Filipinas</q>, mensaje antibélico entre lo esperpéntico y absurdo
Esta nota la han leído: 645 Personas
publicado: 2016-12-12 a las 11:24:32

Chihuahua, Chih., Lunes 12 de Noviembre del 2018

1898. Los últimos de Filipinas, mensaje antibélico entre lo esperpéntico y absurdo

 

Los crímenes del imperio español no tienen mucha difusión, pero son tan reales y tan brutales como lo fue la conquista europea de mucho del planeta, en este caso se narra una historia sobre Filipinas, de donde fueron echados desafortunadamente no porque los rebeldes Filipinos hayan ganado una guerra sino porque Estados Unidos les pateo el culo tomando su lugar, lo que siguió de esto fue todavía mas brutal que lo que hicieron los españoles para el sacrificado y golpeado pueblo filipino.

Lo mas notable de esta historia humana es la liberación de Haití por parte de los propios esclavos africanos su lucha contra las tres grandes potencias imperialistas de la época: Francia, Inglaterra y España y la derrota de las mismas que terminó de una vez y para siempre el mito de la superioridad del hombre blanco. No es casualidad que dicha nación haya sido sometida a una tortura permanente por parte de su fastidiador principal Francia, la cual también tiene tres provincias vascas bajo su dominio hasta la fecha.

Por eso la lucha internacionalista que mira hacia el tercer mundo desde Euzkadi es tan importante, defender a los pueblos nativos de las agresiones imperialistas siempre debe de ser una prioridad en la conciencia de personas que quieran la paz, la verdad y la justicia.

La guerra de liberación cubana de los mambíes y Antonio Maceo fue incluso mas brutal o igualmente brutal, la imposición del imperio español en México no fue distinta. No debemos dejar de traer esto a la memoria y verlo con ojos critícos y censurarlo en cada ocasión que se pueda, porque no fueron crímenes del tiempo sino de Europa y en este caso específico de España. Crímenes que continúan le recuerdo.



Mismas condiciones que imponen al pueblo vasco.



Reseña:

1898. LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS

Título original: 1898. Los últimos de Filipinas

Año: 2016

Duración: 129 minutos

País: España

Director: Salvador Calvo

Guion: Alejandro Hernández

Fotografía: Álex Catalán

Reparto: Luis Tosar, Emilio Palacios, Álvaro Cervantes, Javier Gutiérrez, Karra Elejalde,Carlos Hipólito, Eduard Fernández, Ciro Miró, Patrick Criado, Miguel Herrán, Ricardo Gómez, Alexandra Masangkay y Maykol Hernandez

Productora: Enrique Cerezo PC / TVE / TeleMadrid / 13TV

Género: Bélico / Aventuras

A finales del siglo XIX, en la colonia española de Filipinas, un destacamento español fue sitiado en el pueblo de Baler, en la isla filipina de Luzón, por insurrectos filipinos revolucionarios, durante 337 días. En diciembre de 1898, con la firma del Tratado de París entre España y Estados Unidos, se ponía fin formalmente a la guerra entre ambos países y España cedía la soberanía sobre Filipinas a Estados Unidos. Debido a esto, los sitiados en Baler son conocidos como «los últimos de Filipinas». (FilmAffinity)

Lo han dicho sus protagonistas más jóvenes durante la promoción de la película, “ya era hora de que el cine español narrara más que la Guerra Civil”. Tenemos un gran potencial como industria cinematográfica, pero vivimos anclados en relatar la Guerra Civil. Como decían Miguel Herrán, Patrick Criado y Ricardo Gómez durante la promoción de la película, “teniendo una historia así, los americanos habrían hecho un montón de películas y series”, y no es para menos.


 



Desde luego, la historia del Sitio de Baler da para comedias, dramas, películas bélicas y de aventuras, todo junto. Es la historia del esperpento y absurdo de un grupo de 50 sitiados en una iglesia durante casi un año luchando en una guerra que había terminado sin que ellos lo supieran.

Todo esto lo aprovecha Salvador Calvo para crear una historia antibélica y antipatriota de dimensiones colosales. Una película que hace grande al cine español. Salvador Calvo, da el salto de la televisión, donde ha dirigido episodios de series como ‘Motivos personales’, ‘Alakrana’ o ‘Hermanos’ y TV-movies como ‘Paquirri’ y ‘La Duquesa’. Su trabajo es acertado y consigue crear una película que mantiene la tensión y el interés de principio a fin. Se nota su trabajo anterior en TV-movies, puesto que el tipo de narración en algunas partes recuerda demasiado a este tipo de películas hechas para televisión.

La historia está contada con gusto y elegancia. Con una fotografía bellísima y unos escenarios espectaculares que transportan al espectador a la mismísima isla de Filipinas. Una historia contada con habilidad, gusto y dignidad, cine de altura. Su gran virtud es encontrar ese punto intermedio entre lo esperpéntico, grotesco y absurdo y heróico, porque también tiene su punto épico la historia.


 



Algunos criticarán con dureza su marcado sabor antipatriota. La frase “No vais a morir por España, no; vais a morir por imbéciles”, ya ha causado polémica en sus trailers. El patriotismo barato, de chichinabo y exacerbado no tiene lugar en esta película, que trata con desdén esta defensa a ultranza de la patria por aquellos que no tienen ojo crítico hacia lo ridículo de España.

En cuanto al plano actoral, su acierto es combinar lo mejor de los veteranos con lo mejor de los jóvenes. Luis Tosar, Javier Gutiérrez (‘La isla mínima‘), Karra Elejalde (‘Ocho apellidos vascos‘), Eduard Fernández (‘El hombre de las mil caras‘) y Carlos Hipólito dan cuenta de su valía como actores, dando lo mejor de sí mismos creando personajes que bailan entre lo grandilocuente y lo hilarante.


 



En el otro lado, tenemos a lo mejor de las nuevas generaciones de actores: Álvaro Cervantes, Emilio Palacios, Patrick Criado, Miguel Herrán (‘A cambio de nada‘) y Ricardo Gómez. De todos sobresalen Álvaro Cervantes, en una de sus mejores interpretaciones, y Patrick Criado. En el lado contrario, Ricardo Gómez no da la talla, aunque tampoco cae en el desastre, pesa mucho haber interpretado durante tanto tiempo al hijo de los Alcántara en ‘Cuéntame Cómo Pasó’, y ser su primera experiencia en cine. Por cierto, curioso el encuentro entre Carlitos, Ricardo Gómez, y la voz de Carlitos como narrador, Carlos Hipólito.



 



También destaca, para bien, la única actriz femenina de la cinta, la hispano-filipina, Alexandra Masangkay. Algunos recordarán a Alexandra de la última edición celebrada de Operación Triunfo, en 2011. Su papel, aunque muy breve, dota de mística y de dinamismo a una cinta que podría caer en ser demasiado plana a ratos.

Lo mejor: Álvaro Cervantes y Patrick Criado, así como el cuidado equilibrio que encuentra entre la épica y el esperpento de la historia, y en dar protagonismo por igual a todos sus actores principales.

Lo peor: Hay pasajes que recuerdan demasiado a una TV-movie.



 

 

Comentarios:

QuiénComentario
Soy:
Comentario:

Soluciones Web